BREVE REFLEXIÓN SOBRE LA NOSTALGIA

“La nostalgia es delicada pero potente. En griego, nostalgia significa ‘el dolor de una vieja herida’. Es un dolor de corazón, mucho más intenso que un recuerdo”. Son las palabras que Matthew Weiner, guionista y showrunner de Mad Men, puso en boca del lúcido creativo publicitario Don Draper, que desarrolla un emotivo discurso de marca para vender un proyector de diapositivas de Kodak en torno a la idea de un viaje atrás en el tiempo hasta el lugar donde nos sentimos a salvo.

Hoy día la nostalgia parece el motor de la industria del entretenimiento. Constantemente vemos en pantalla remake tras remake de antiguos éxitos, la mayoría películas de la década de los 80. En los últimos años hemos visto renacer Karate Kid, Desafío Total, RobocopLas Tortugas Ninja La Guerra de las Galaxias. Algunos de estos remakes aportan nueva vida al original y logran conservar -como es el caso de El Despertar de la Fuerza– parte del encanto original. Otros aspiran a encontrar su propio camino y, como está ocurriendo con la nueva Cazafantasmas, chocan con un público fundamentalista que opina (o más bien trollea) que aquella vieja película palomitera es ahora algo sagrado e intocable. Sin embargo, la mayoría de remakes se quedan productos insustanciales y fríos que pretenden llegar hasta nuestros bolsillos por la vía rápida de la nostalgia. Don Draper lo sabía y ahora lo sabes tú.

El último intento por apelar a nuestro corazón es la serie de Netflix Stranger Things, un magnífico ejercicio de estilo ochentero que rinde tributo al cine de Steven Spielberg, John Carpenter o Chris Columbus. La serie sale airosa de las comparaciones porque pretende ser algo más que una burda copia, más bien quiere ser una más de aquellas producciones (esas que este verano revisamos en nuestro Cineclub de los Cinco). Es cierto que Stranger Things replica tramas y escenas de los clásicos ochenteros, pero su principal esfuerzo está donde debe: en ofrecer unos personajes con gancho -¡menudo casting!- de los que rápidamente nos enamoramos. A partir de ahí, todo lo que les ocurra nos preocupa, nos hace sufrir, nos alegra. Como en E.T. Como en Los Goonies. Si la nostalgia no viene sola, si viene acompañada de otras emociones, bienvenida sea entonces.

Anuncios

Cuéntanos qué piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s