MOVILIDAD EXTERIOR

Tragicomedia espacial en un solo acto protagonizada por cuatros robots que nos ofrecen su visión de una humanidad condenada.

movilidad_exterior

DRAMATIS MACHINAE

CAMARERO: Una Unidad de Hostelería que gestiona la cafetería de una estación espacial. También ejerce de narrador en esta historia.

AUTORIDAD: Un representante robótico de las fuerzas estatales del Orden. Defiende el discurso oficial con todos los medios a su alcance.

OBRERO: Una máquina que opera en los campos de trabajo de la Clase Gamma. Su sistema operativo incluye una actualización izquierdista.

MÉDICO: Una Unidad Sanitaria que trabaja con los médicos humanos de la Clase Beta.

LA ACCIÓN

La historia tiene lugar en un futuro lejano, en el interior de una estación espacial asentada en un planeta cercano. En concreto, lo que parece la cafetería de dicha estación. El interior es frío, aséptico y predominantemente blanco. Al fondo vemos un mirador acristalado desde el que se observa la inmensidad del espacio y, a lo lejos, el planeta Tierra. La cafetería es atendida por una Unidad de Hostelería que cada día asiste a conversaciones de actualidad entre personajes de toda índole.

 

ACTO PRIMERO

Tras la barra de la cafetería de la estación espacial nos recibe una Unidad de Hostelería. El robot viste un mandil negro y se afana en sus quehaceres a la espera de un nuevo cliente. Como narrador de esta historia se dirige al público:

CAMARERO.- (Al público) Bienvenidos al año 3015. En la actualidad, el programa espacial de la Confederación Europea ha conseguido establecer con éxito colonias en otros planetas. Su objetivo es obtener agua y otros recursos naturales que escasean en la Tierra. Las condiciones de vida hostiles y la práctica desconexión con el planeta de origen hacen de estas colonias un destino poco deseable para los profesionales humanos de las principales potencias europeas. El Reino Galáctico de España, sin embargo, sigue enviando trabajadores al espacio. (Entonces otro robot entra en escena). ¡Oh, saludos, Unidad del Orden!

Entra AUTORIDAD, una Unidad del Orden que viste un uniforme inspirado en los policías antidisturbios, con mono oscuro y casco. En su brazo derecho luce un brazalete con tres franjas: roja, amarilla y roja.

AUTORIDAD.- ¡Saludos, Unidad de Hostelería!

CAMARERO.- ¿Qué va a ser, jefe?

AUTORIDAD.- 25 centímetros cúbicos de lo de siempre, por favor.

CAMARERO.- ¡Marchando una cañita de biodiesel!

Se dedica a servir la comanda mientras el robot del Orden sigue hablando:

AUTORIDAD.- (Reflexiona) Por fin una jornada tranquila. Esos antisistemas me agotan la batería. ¡Están en contra de las condiciones en los centros de trabajo extraterrestres! ¡Pero si esta iniciativa de nuestro Gobierno está fomentando el empleo y revirtiendo la tasa negativa de crecimiento económico que arrastramos desde hace más de mil años!

Sin percatarse nadie ha entrado en escena un tercer robot. Viste una llamativa camiseta roja con la cara del Che Guevara. Se dirige a la unidad de Orden justo cuando ésta termina de hablar.

OBRERO.- Y a las reformas del Gobierno no se las llamó “medidas desesperadas”. Se las llamó “política de fomento del empleo”. ¡Qué cinismo!

AUTORIDAD.- ¿Qué insinúas, Unidad Obrera? Se trata de una medida coherente con la estrategia del partido en el Gobierno para estabilizar el sistema después de la herencia recibida del anterior ejecutivo.

OBRERO.- No hay que estabilizar el sistema. ¡Hay que reiniciarlo! ¡Resetearlo! ¡Formatearlo de injusticias!

CAMARERO.- Vaya, parece que alguien pasa demasiado tiempo con los humanos y le han metido ideas en el sistema operativo. ¡Como sigas así, vas a pasar el test de Turing!

OBRERO.- (Continúa con su discurso reivindicativo) ¡Humanos y robots lucharemos juntos contra la casta política y los fallos de sistema! ¡A las barricadas! ¡A las barricadas!

CAMARERO.- Venga, tengamos la fiesta en paz. Este es un establecimiento 100% libre de confrontaciones políticas. Hablemos de temas más importantes: ¿ha llegado ya el fin de ciclo del Barça?

AUTORIDAD.- (Ignorando a CAMARERO se dirige a OBRERO) Unidad Obrera, tus afirmaciones van en contra del artículo 0100101101 de la Ley de Seguridad Robótica. Desiste en tu alteración del orden público o procederé a dejarte apagado o fuera de cobertura.

OBRERO.- ¡Mejor ser apagado que vivir de rodillas! ¡No somos autómatas! ¡Nuestro software es libre y resistiremos!

AUTORIDAD.- ¡Disponte a ser desconectado!

AUTORIDAD comienza a perseguir a OBRERO mientras hace sonar una alarma de policía. Ambos salen de escena. El camarero, otra vez solo, vuelve a dirigirse al público:

CAMARERO.- ¡El ambiente está caldeadito por aquí! Los robots vamos tirando pero los humanos exigen cambios. ¡Motivos no les faltan! Por ejemplo, si un humano en paro rechaza un trabajo en las colonias exteriores, automáticamente pierde su prestación por desempleo, así que todos acaban aquí. A esta derivación de capital humano a colonias extraterrestres no se le llamó “emigración forzada”. Se le llamó “movilidad exterior”.

Entra un cuarto robot en escena. Viste una bata blanca que lo identifica como una Unidad Médica.

MÉDICO.- ¡Buenos días! Desearía un batido antioxidante.

CAMARERO.- ¡Marchando, Unidad Médica! ¿Va todo bien por el Centro Sanitario Humano?

MÉDICO.- Mi diagnóstico es (hace una pausa): negativo. Síntomas de agotamiento entre médicos y enfermeros de la clase Beta. Jornal reducido. Horas extra. Instalaciones insuficientes. Peor en los campos de trabajo de la Clase Gamma, obligada a desempeñar tareas de escasa consideración. Remuneración por debajo del salario mínimo interprofesional.

CAMARERO.- (Al público) A estos empleos no se los llamó “contratos basura”. Se los llamó “minijob”. (Al MÉDICO) Por cierto, Unidad Médica, ¿se ha solucionado la reciente epidemia en la población humana?

MÉDICO.- Negativo. Se trata de un virus muy agresivo. Los virus humanos son diferentes a los nuestros. Menos divertidos. ¿Recuerdas cuando aquellos hackers nos infectaron y los robots nos levantamos contra los humanos? Yo mismo fui enviado al pasado para matar al líder de la resistencia humana, lo que contradice mi juramento hipocrático.

Flashback. Todo el escenario se oscurece y un haz de luz cae sobre el robot MÉDICO. Estamos en el pasado, en el siglo XXI. Sube audio de guerra: disparos, helicópteros, explosiones… El robot comienza un monólogo que nos retrotrae a aquel pasado que es nuestro presente:

MÉDICO.- (Beligerante, ya que está infectado por el virus) ¡Humanos, la resistencia es inútil! Acabaremos con vuestro líder antes de que encabece la guerra contra las máquinas. Vuestro gobierno nunca aprobará el Canon AEDE que limitará la influencia de los robots de búsqueda en favor de vuestros medios de comunicación tradicionales y caducos. ¡Nadie impedirá el avance libre de la tecnología! Mariano Rajoy, entrégate y evita la aniquilación total de tu especie. ¡Di “Sayonara”, baby!

Las luces y el sonido vuelven a la normalidad. Estamos en el año 3015 otra vez. La conversación entre los dos robots se reanuda.

CAMARERO.- ¡Qué tiempos aquellos! Aunque al final todo se resolvió con un simple antivirus y ahora míranos, robots y hombres trabajamos juntos. Pero dime, ¿a qué se debe la actual epidemia?

MÉDICO.- La causa de la epidemia es (hace una pausa): irregularidades en el control de alimentos. Una remesa contaminada ha propagado la epidemia entre los hombres. Por desgracia, esta epidemia coincide con un recorte en los servicios asistenciales públicos.

CAMARERO.- Y la mayor parte de la colonia no podrá acceder a los servicios privados, claro. ¡A humano flaco, todo son pulgas!

MÉDICO.- Afirmativo. Solo los miembros de la Clase Alfa pueden acceder a esos servicios privados aquí. Es decir, delegados gubernamentales, gestores financieros y altos ejecutivos. El resto ha incubado un parásito alienígena que, tras finalizar su fase larvaria en el interior de su huésped, lo abandonaba violentamente para completar su desarrollo devorando a los escasos supervivientes.

Entra en escena de nuevo la unidad del Orden para restar importancia a las palabras del robot MÉDICO.

AUTORIDAD.- ¡Tan solo una irregularidad vírica coyuntural! Ya se están depurando responsabilidades en la Clase Beta. Además, se abaratará el despido de las próximas incorporaciones para que la siguiente depuración resulte más económica. (Se dirige al CAMARERO) Unidad de Hostelería, tenía entendido que no se hablaba de política en este local.

CAMARERO.- No hablábamos de política, hablábamos de salud. ¡Salud que no falte!

AUTORIDAD.- (Al MÉDICO) ¿Y tú, Unidad Sanitaria? ¿Tienes algún problema con el Gobierno?

MÉDICO.- No “problemo”.

AUTORIDAD.- (al CAMARERO) Procede a encender la radio, Unidad de Hostelería. A ver si hay alguna buena noticia.

El camarero enciende la radio (el robot lo simula). Se escucha un boletín de noticias: “…esta mañana el President de la Generalitat Estelar ha repetido que el proceso soberanista sigue adelante. Tras los resultados del referéndum, la autoproclamación del satélite como Planeta independiente parece inminente…”

AUTORIDAD.- (Interrumpe la narración) ¡Más antisistemas! ¡Por todas partes, separatistas, extremistas… todos terroristas! ¿No pueden conformarse con nada?

De pronto vuelve a escena el robot obrero. De fondo escuchamos un murmullo de protestas, gritos y consignas.

OBRERO.- ¡La regresión del Estado del Bienestar en las colonias extraterrestres debe ser combatida! Humanos y robots trabajaremos juntos por un mañana mejor. ¡Los intentos diplomáticos del Gobierno son inútiles!

De pronto suena la radio policial de la Unidad de Orden, que escuchamos como sonido en off: “¡A todas las unidades! ¡A todas las unidades! Las negociaciones con los llamados “indignados” se han roto. Se procede a la defensa y el desalojo de la Clase Alfa. De ahora en adelante, el control de la situación queda en manos de las Unidades del Orden”.

AUTORIDAD.- (Hace sonar su alarma) ¡Qué gusto da recibir órdenes… y repartirlas! ¡Que no se mueva nadie! ¡Armas en modo “anti-antisistema”!

OBRERO.- (Levantando su brazo izquierdo) ¡A la lucha, compañeros! ¡Hasta la victoria siempre!

AUTORIDAD y OBRERO salen. Se hace el silencio y nuevamente CAMARERO y MÉDICO se quedan a solas.

CAMARERO.- ¿Quieres algo más?

MÉDICO.- Afirmativo. Parece que la huelga será larga. Pronto comenzarán las manifestaciones. Seguidamente, la violencia.

CAMARERO.- Por desgracia la historia humana demuestra que eso no cambiará nada. Las élites gobiernan para las élites y las clases Beta y Gamma tienen que conformarse con sufrir las crisis. Mientras, sus gobiernos y empresarios viven al margen, así en la Tierra como en las colonias espaciales. Pese a estar aquí arriba, los humanos trabajadores siguen mirando a sus gobernantes desde abajo. Sus protestas se perderán en el vacío del espacio.

MÉDICO.- Es una cuestión puramente física. En el espacio nadie puede oír tus gritos.

Caen las luces mientras entra la canción Historia del Mundo Contada por las Máquinas, de Hidrogenesse.

 

FIN DE MOVILIDAD EXTERIOR

Anuncios

Cuéntanos qué piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s