ZIGGY STARDUST: SEXO, DROGAS Y NAVES ESPACIALES

El 30 de octubre de 1938, las emisoras de radio de Estados Unidos se hacían eco de una presunta invasión alienígena que sembró el terror entre los desprevenidos oyentes. En realidad se trataba de la versión dramatizada de La Guerra de los Mundos dirigida por Orson Welles y solo angustió a aquellos que no habían escuchado la advertencia al principio del programa. Más de diez años después, el 12 de febrero de 1949, se llevó a cabo una retransmisión similar desde Radio Quito en Ecuador pero, cuando la población descubrió que se trataba de una farsa, respondió con violencia, incendiando el edificio de la emisora con el resultado de cinco víctimas mortales. Después de eso, ningún otro extraterrestre volvió a perturbar tanto a los humanos hasta el 6 de julio de 1972, cuando ante los telespectadores del popular programa musical Top of the Pops se presentó un ser nunca antes visto en la BBC:

No había nadie como aquel extraño ente en todo el Reino Unido ni en todo el mundo. En las calles de Londres, como en cualquier capital civilizada, la moda consistía en largas melenas y ropas amplias y vaporosas, en definitiva el estilo hippy que las minorías contraculturales de los 60 habían terminado por contagiar a la gran masa social. Sin embargo, aquel ser pelirrojo, pálido y enjuto lucía un ajustado mono multicolor y un brillante maquillaje que hacía más rara una cara extraña de por sí, con aquellos ojos, aquellos asimétricos ojos con una de sus dos pupilas perpetuamente dilatada. Lo más parecido que alguien había visto eran los violentos protagonistas de La Naranja Mecánica (Stanley Kubrick, 1971), lo cual no era nada tranquilizador.

Desde luego, Ziggy Stardust no era un rockero cualquiera. A su lado, el rebelde John Lennon o el libidinoso Mick Jagger parecían buenos muchachos ingleses. Aunque él ni siquiera era inglés: Ziggy aseguraba ser un extraterreste, un mesías de otro planeta que venía para alertarnos de que a la Tierra solo le quedaban cinco años de existencia antes de la destrucción total.

We got five years, what a surprise.
Five years, stuck on my eyes
We got five years, my brain hurts a lot
Five years, that’s all we’ve got.

Pero su aspecto no era lo peor. La relación con su banda, las Arañas de Marte, y en particular con el guitarrista Mick Ronson transgredía lo poco que quedaba de la rancia moral británica. ¡Ziggy era bisexual! Y sus escarceos no se limitaban a relaciones en la intimidad, no, ¡es que lo hacían en vivo y en directo! ¡Y qué directo! El fotógrafo Mick Rock captó para la posteridad la felación que Ziggy le practicó a la guitarra de Ronson.

ziggyronson

Realmente el hombre de las estrellas les volvía a todos locos.

There’s a starman waiting in the sky
He’d like to come and meet us
But he thinks he’ll blow our minds.

La fama del mesías extraterrestre se disparó como un cohete espacial. Sus fans -los ziggies– se multiplicaron y una fiebre andrógina se extendió por todo el Reino Unido, un país en el que la homosexualidad era delito hasta 1967, solo cinco años antes. Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, el puritanismo impidió que Ziggy alcanzara el éxito de masas, pero el hombre del espacio encontró valiosos aliados en el inframundo: empezó a codearse con mutantes como Iggy Pop, con quien compartió algo más que la resonancia de sus nombres, o con un juguete roto llamado Lou Reed, a quien el alien recuperó para la música produciendo su célebre disco Transformer. No fue la única resurrección que obró Stardust: compuso para los erráticos Mott The Hoople el mayor éxito de la banda, ‘All The Young Dudes‘. Más tormentosa fue su relación con Marc Bolan, líder de T. Rex, que se considerada el verdadero dios del glam rock y a Ziggy solo un falso profeta. Sin embargo, ni Bolan ni nadie pudo frenar el ascenso de Ziggy ni su rápida caída.

El vestuario, las pelucas y el maquillaje pronto se convirtieron en una prisión de la que Ziggy no conseguía escapar -aquella no podía ser su única forma de expresión, su principio y su final. En paralelo, la extenuante gira por Europa y Estados Unidos abrió brechas entre los miembros de la banda y también entre Ziggy y su pareja humana, Angie. Las drogas tampoco ayudaban. Poco importaba que su flamante álbum, The Rise and Fall of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars, alcanzara el sexto puesto en listas de ventas británicas. La atmósfera de la Tierra se volvía irrespirable para la estrella alienígena, que desde sus canciones meditaba sobre una despedida definitiva:

You’re too old to lose it, too young to choose it
And the clock waits so patiently on your song
You walk past a cafe but you don’t eat when you’ve lived too long
Oh, no, no, no, you’re a rock’n’roll suicide.

El 3 de julio de 1973, un largo año después de darse a conocer a los humanos, Ziggy Stardust ofreció un recital en el teatro Hammersmith Odeon que fue filmado para la posteridad por el legendario documentalista D.A. Pennebaker, responsable años antes del Don’t Look Back con el que registró las zozobras de un joven Bob Dylan en gira. El concierto se abrió con unas palabras de mal agüero: “De todos los conciertos de esta gira este será para nosotros el más recordado, no solo por ser el último de la gira, sino porque será el último que haremos“. Después de un intenso espectáculo en el que diseccionó su álbum al completo más algunas incendiarias versiones de The Rolling Stones o The Velvet Underground, el extraterrestre abandonó el recinto por la puerta de atrás tratando de esquivar a sus fans. A todos menos a uno. Aquella noche de julio, Ziggy Stardust cayó asesinado por un joven británico llamado David Bowie. Así acabó la vida de esta estrella fugaz que llegó para salvarnos pero no pudo salvarse de sí mismo. Nos dejó un álbum inmortal y una influencia musical y estética cuya onda expansiva llega hasta nuestros días. Descansa en paz, Ziggy Stardust.

Escucha The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars en Spotify.

Anuncios

Una respuesta a “ZIGGY STARDUST: SEXO, DROGAS Y NAVES ESPACIALES

  1. Pingback: THE EVERETT 5: LO MÁS LEÍDO DE JUNIO | Everett·

Cuéntanos qué piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s