EXPEDIENTE MESSI

El 6 de junio, Lionel Messi tiene la oportunidad de cerrar una temporada perfecta conquistando la Champions League. Todos creen conocer la historia de aquel niño enfermizo que llegó desde Argentina, pero pocos saben que su viaje comenzó mucho más lejos.

expedientemessi2

Carles Rexach no está tranquilo. En realidad lleva quince años sin dormir en paz. Mientras otros celebran la victoria del equipo al que sirvió durante cuarenta y cuatro años, él ve cada partido inquieto, como si fuera incapaz de rascarse el picor de un miembro fantasma. Algunos lo han visto sentado en una mesa de un bar, impasible durante noches de gloria barcelonistas, con una actitud lacónica y la mirada fija en el mes de octubre de 2000. Fue entonces cuando Rexach se reunió en el restaurante del Club Tenis Pompeia con el padre de un juvenil argentino que hasta entonces gambeteaba en el Club Atlético Newell’s Old Boys. En una servilleta del establecimiento firmaron el contrato que lo ligaba al club a cambio de un tratamiento hormonal. “Yo, Charly Rexach, en presencia de Horacio Gaggioli y de Josep Maria Minguella, me comprometo a la contratación de Lionel Messi en las condiciones pactadas”. Cuatro años después, Leo debutó en partido oficial en el primer equipo del FC Barcelona y hoy aquel niño está cosiderado el mejor jugador de este planeta. Pero Charly sabe que algo no es totalmente cierto en esa afirmación.

La verdadera historia del astro argentino comienza en La Cerdanya, región de Cataluña en la frontera con Francia en la que Rexach pasaba unos días con alejado del estrés profesional. El club se veía inmerso en una crisis instucional tras la salida de José Luis Núñez y la llegada de Joan Gaspart a la presidencia. Veterano como era, Charly previó lo que sería un gran periodo sin títulos y, frente a la visión cortoplacista de los directivos, él apostó por la cantera como base para una renovación deportiva, económica y social. Sin embargo, ¿cómo convencer a voraces empresarios como Gaspart de que el futuro del club pasaba por la Masía? La respuesta, literalmente, cayó del cielo. Un haz de luz rasgó la medianoche hasta materializarse en un objeto metálico que se precipitó sobre el valle hasta estrellarse en el porche de la residencia de Carles Rexach.

El director deportivo se asomó cautelosamente a través de la puerta principal. Tras el estruendoso impacto se había hecho el silencio, como si incluso los grillos contuviesen la respiración. Rexach dio algunos pasos temerosos hacia el exterior y, entre una espesa nube de polvo en suspensión, creyó ver algo que podría definirse como una aeronave. Se acercó despacio pero se detuvo cuando repentinamente el magullado objeto vibró, chirrió y comenzó a elevarse lentamente. Solo cuando el polvo comenzó a disiparse Charly pudo ver que aquel monstruoso objeto metálico estaba siendo alzado por un pequeño niño de poco más de diez años de edad que salía ileso de su interior.

Meses después, gritos. Gritos en los despachos. Gritos de directivos por un contrato que se firmaba a sus espaldas. Gritos contra Rexach y Quimet Rifé, responsable entonces de la cantera blaugrana, por empeñarse en el fichaje de un niño cuando el club solo pensaba cómo volver a ganar una Champions. Se exigieron datos e informes para justificar su decisión ante la junta directiva. Se presentaron, claro, pero casi todo era mentira. Juan Lacueva, director general adjunto, fue el guionista y director de aquel gran montaje: consiguió la partida de nacimiento, el libro de familia, el certificado de escolaridad y un acuerdo sellado con un apretón de manos en los aparcamientos de los Newell’s Old Boys. El niño que aterrizó en La Cerdanya ya tenía un pasado. Su futuro era del FC Barcelona.

Pero antes estaba allí, en aquel paraíso natural al norte de Cataluña, hecho un ovillo en un rincón de la casa del hombre que le recogió. Durante los primeros días, el extraterrestre ni siquiera comía. Finalmente accedió a probar un poco. Poco después se dejó lavar y vestir. La comunicación no resultó tan sencilla. Aquel pequeño ser apenas emitía leves gruñidos y su mirada esquivaba cualquier cruce con la de Charly. Finalmente, el veterano entrenador logró entablar comunicación con él mediante el único lenguaje universal que conocía: el fútbol. El pequeño asimiló rápidamente los fundamentos del control y del golpeo y pronto asombró a Charly con una velocidad y una agilidad sobrehumanas. Rexach tenía experiencia suficiente en la Masía como para saber que aquellas habilidades estaban a años luz de cualquier niño de su edad. Lo tuvo claro: había encontrado al salvador de su club, pero su verdadero origen debería permanecer oculto.

El secreto estuvo cerca de hacerse público durante la etapa de Mourinho como entrenador del Real Madrid. El portugués presionó a antiguos contactos de su época de segundo entrenador en Can Barça para que airearan trapos sucios de su antiguo club. A sus oídos llegaron rumores de un expediente clasificado que arrojaba dudas sobre el pasado del astro argentino. El portugués nunca pudo encontrar las pruebas irrefutables aunque Charly siempre se ha sospechado que sus maquinaciones se esconden tras la severa sanción de la FIFA por incumplir el reglamento de fichajes de jugadores menores de edad. Quizá alguien ya ha descubierto un secreto que solo compartían un pequeño círculo de viejos apartados hace años del club.

Por eso Charly no está tranquilo esta noche, mientras aguarda a que comience la final que enfrenta en Berlín a su antiguo equipo con la Juventus de Turín. Se pregunta si será esta noche cuando Messi vaya demasiado lejos, cuando pase de hacer lo impensable a hacer lo imposible y rompa todas las barreras de la realidad. Charly verá el partido con miedo a una finta demasiado rápida, a un remate demasiado preciso, a eso que revele al mundo lo que él sabe desde hace años: que Messi no es humano.

Anuncios

2 Respuestas a “EXPEDIENTE MESSI

  1. Pingback: THE EVERETT 5: LO MÁS LEÍDO DE JUNIO | Everett·

  2. Pingback: Expediente Messi·

Cuéntanos qué piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s